Search
Close this search box.
ISEIE españa

Mundo digital: un nuevo espacio de discriminación entre hombres y mujeres

Mundo digital

La discriminación entre hombres y mujeres es un fenómeno global, transversal y multifacético. Es un fenómeno que hemos vivido, observado y estudiado en el mundo analógico, y como en casi todos los casos, desde hace un tiempo hemos dado el salto al mundo digital y online. Esta discriminación entre hombres y mujeres se realiza tanto en redes y plataformas, en la configuración y uso de nuevos equipos tecnológicos, como en la configuración y consecuencias o aplicaciones de la inteligencia artificial.

En estas líneas anuncio -no hay más espacio- tres signos distintos de desigualdad entre hombres y mujeres en el ámbito digital: el acceso (y uso) a las nuevas herramientas digitales y técnicas, en especial Internet. Las diversas visualizaciones y efectos que tienen las voces femeninas en las redes. Y por último, la violencia contra las mujeres a través de los medios digitales. Estos son los tres signos diferentes de discriminación anteriores, pero son ejemplos claros y cotidianos de esta situación de desigualdad que ya se ha incorporado a la nueva realidad en línea.

1- Brecha De Acceso Y Uso

En los últimos años hemos visto que Internet y los medios técnicos tienen un impacto mucho más amplio y sin precedentes en las voces de las mujeres en el sentido más amplio, y un movimiento para defender la igualdad entre hombres y mujeres, algunos de ellos han sido escuchados prácticamente en todo el mundo. . Por ejemplo, vale la pena mencionar el movimiento #metoo, que ha propagado incendios forestales en las redes de todo el mundo. En las manifestaciones del 8 de marzo tanto en España como en otros países del mundo, la experiencia de las protestas fue compartida y continuada en todo el mundo gracias a la red. Las manifestaciones, grandes y pequeñas, se llevaron a cabo a través de varias herramientas de mensajería electrónica, grandes y pequeñas, pero fueron relevantes, principalmente debido al tema de las mujeres como protagonistas. Pudimos rastrear el papel principal que desempeñaron las mujeres durante la Primavera Árabe, o cómo las mujeres bielorrusas se organizaron a través de telegramas para contrarrestar el abuso del poder del gobierno. Contra la desgracia provocada por la reconstrucción de la administración talibán.

Como dije, nada de esto puede ocultar la desigualdad que ya está muy extendida en el mundo digital.
La brecha en el acceso al mundo online es uno de los grandes problemas de esta nueva realidad. En España, por ejemplo, el índice de género de la sociedad digital elaborado por el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI) muestra que hombres y mujeres utilizan Internet con frecuencias similares. En algunos casos, se puede observar un mayor acceso de las mujeres. Sin embargo, la desventaja en esta área generalmente resulta de una mayor proporción de mujeres básicas con habilidades técnicas más bajas que los hombres de casi todas las edades. La excepción son las mujeres entre 19 y 24 años, que tienen mayores habilidades que los hombres.

Sin embargo, los datos muestran un sesgo en cuanto a los temas y tipos de actividades que hombres y mujeres pasan en Internet. Las mujeres son más propensas que los hombres a estudiar atención domiciliaria, proveedores de servicios, salud y menores.
En mi opinión, esto es evidencia de un rol de género perpetuo. Este reconocimiento está avalado por el informe de UGT (Unión General de Trabajadores) “Teletrabajo y Corresponsabilidad”. El informe destaca cómo la brecha entre hombres y mujeres se amplió durante la COVID, especialmente durante el bloqueo. Para 2020, las mujeres realizaban más teletrabajo en todo momento, más del 2 por ciento más que los hombres, y las mujeres de 35 a 55 años aprovechaban al máximo el teletrabajo. Este rango de edad no es una coincidencia, ya que representa a las mujeres que tienen más probabilidades de cuidar a sus hijos (y adultos).

2 Brecha De Visivilidad

En el debate público, las mujeres se notan menos que los hombres. Es cierto que los actores políticos, en especial los partidos políticos, o las obligaciones normativas de un determinado sector, tienden a ser iguales en la vida política formal y/o institucional. En España, por ejemplo, la Ley de Elecciones Autonómicas de 2007 y la Ley Orgánica de Igualdad de Hombres y Mujeres introdujeron mecanismos correctores destinados a lograr representantes equilibrados, si no iguales, en las elecciones legislativas. .. Sin embargo, hay muchas menos mujeres expertas y líderes de opinión en los medios que hombres.

Como se mencionó anteriormente, esta falta de visibilidad se ha extendido a las redes sociales y plataformas que se perciben como menos influyentes que los hombres, con menos probabilidades de que las mujeres participen, especialmente con respecto a las preocupaciones públicas.
Hay muchas causas. Al igual que la implicación en la vida política, más allá de la personalidad de cada individuo, implicarse en la red y participar activamente en la vida privada/familiar/profesional de las mujeres supone para los hombres un sacrificio de tiempo y esfuerzo. En general, se culpa a las mujeres de mayor ansiedad, desconfianza y baja autoestima para “competir” con los hombres. Esto puede ser cierto para algunas mujeres que no tienen referencias y por lo tanto se sienten diferentes y son particularmente escépticas. Sin embargo, una de las principales razones sigue siendo la cooptación masculina. Elíjase entre sí, incluida la red y el mundo en línea.

3- La Violencia Contra Las Mujeres

La vertiente digital de la violencia contra las mujeres ya se reconoce como un signo con un perfil único de violencia machista. Por ejemplo, GREVIO, el Grupo de Expertos Europeos del Consejo de Lucha contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica, ya ha incluido en la agenda las señales de esta nueva violencia. Ella utiliza el término «aspectos digitales de la violencia contra las mujeres» para enfatizar el hecho de que este comportamiento dañino es desproporcionado para las mujeres y las niñas y es fundamental para la experiencia de la violencia de género. Al igual que la violencia psicológica, sexual y física que experimentan las mujeres y las niñas en el lugar de trabajo, la violencia que se comete contra las mujeres y las niñas tiene sus raíces en el sentido de la desigualdad de las mujeres y el empoderamiento de los hombres.

La violencia sexista contra las mujeres en el ámbito digital es más sofisticada y puede resultar intrusiva debido a su alto impacto/amplificación y, en general, es más difícil de monitorear. La violencia puede ocurrir dentro de una red oa través de dispositivos técnicos (ubicación, uso de mensajería, piratería de correo electrónico, etc.). Y, como ocurre en el mundo analógico, la violencia contra la pareja o expareja, o la violencia contra la mujer en general, puede darse como ejercicio de esta firme creencia en el dominio del hombre sobre la mujer.
Esta violencia puede tomar otra forma de violencia contra la mujer, o una forma complementaria. Por ejemplo, si una pareja o expareja es violenta (un hombre puede abusar psicológicamente de su esposa y controlar su posición colocando un localizador en su celular).

La red también ha provocado violencia contra las mujeres con las que no tienen ninguna relación, especialmente aquellas que participan activamente en los debates públicos, como las políticas y los periodistas. Estos ataques más o menos violentos, descritos por Paz Lloria en el mismo lugar, tienen como objetivo excluir a las mujeres de las redes sociales porque las manifestaciones de mujeres son «desagradables» y pueden convertirse en ataques a gran escala. Se pretende crear una muerte digital de la mujer involucrada, que domina, domina, desaparece por completo del entorno virtual, o es acusada de anonimato y pierde la anticipación social.

Según un informe de #Toxictwitter publicado por Amnistía Internacional, el 7,1% de los tuits enviados a las mujeres del estudio eran ofensivos o problemáticos. Esto significa 1.100.000 tuits a lo largo del año en los que se mencionaron 778 mujeres, o un tuit cada 30 segundos. El número de ataques dirigidos a mujeres negras es desproporcionado: 84 % más de probabilidades que las mujeres blancas de ser mencionadas en tuits abusivos o problemáticos. Uno de cada 10 tuits dirigidos a mujeres negras es abusado o cuestionado, en comparación con uno de cada 15 tuits dirigidos a mujeres blancas. Las mujeres de color (negras, asiáticas, hispanas y mixtas) tenían un 34 % más de probabilidades de denunciar tuits ofensivos o problemáticos que las mujeres blancas. Cabe señalar que el abuso de la mujer en línea se produce a escala política, es decir, independientemente de la ideología que represente.

Última publicación

ISEIE

Comienza tu formación en ISEIE Innovation School y conviértete en un experto en el área.

Te presentamos nuestros cursos, programas o master relacionados al tema que estás buscando. Sigue superándote día a día

Súmate A La Experiencia ISEIE

Publicaciones populares

Bienvenidos a
Durante todo el 2024, aumentamos nuestras becas del 30%:
Cursos Universitarios - Iseie
Déjanos tus datos para poder solicitar tu beca:
En ISEIE valoramos tu deseo de aprender, por eso te ofrecemos becas de hasta un 30% de descuento en todos nuestros programas educativos
Estas becas son aplicables a cualquier facultad, rellena el formulario para más información y comienza tu formación en ISEIE Innovation School.
Bienvenidos a
Durante todo el 2024, aumentamos nuestras becas del 30%:
Déjanos tus datos para poder solicitar tu beca:
En ISEIE valoramos tu deseo de aprender, por eso te ofrecemos becas de hasta un 30% de descuento en todos nuestros programas educativos
Estas becas son aplicables a cualquier facultad, rellena el formulario para más información y comienza tu formación en ISEIE Innovation School.
× ¿Necesitas asesoramiento?